La depresión es una enfermedad que requiere de medicamentos para vencerla; sin embargo, hay una planta que podría ayudar en su tratamiento: el laurel.

Investigadores del Instituto de Química de la UNAM, señalan que existen numerosas plantas con actividad antidepresiva y ansiolítica, que actualmente están siendo investigadas.

“Los estudios de plantas son trabajos interdisciplinarios en los que participan botánicos, etnobotánicos, historiadores, químicos y farmacólogos”, explica Ricardo Reyes Chilpa, líder del equipo de investigación.

Enfermedad de “los nervios”

El investigador señala que una de las enfermedades más comunes en México es la de “los nervios”, que se caracteriza por un estado de inquietud o malestar físico y mental que impide hacer las actividades cotidianas.

Señaló que para tratar este problema existen 92 especies de plantas, de las cuales, algunas son muy conocidas como el zacate limón, hojas de naranjo, flor de tila, pericón, damiana, valeriana, ruda y el toronjil.

“Descubrimos que sólo 16 plantas tienen estudios experimentales, y de éstas algunas han sido más estudiadas que otras, como la calderona amarilla (Galphimia glauca), en la que se encontró una excelente actividad ansiolítica. Es importante señalar que sólo nueve plantas se emplean en el tratamiento de la depresión y la tristeza, aunque su actividad antidepresiva aún no ha sido investigada”, dijo Reyes Chilpa.

Añadió que una de las plantas contra la depresión es el laurel mexicano(Litsea glaucescens), que podría ser una potencial fuente de compuestos con actividad en el sistema nervioso central.

Laurel como ingrediente de cocina

En México, esta planta es ampliamente utilizada como condimento y se vende como manojos de “yerbas de olor”, que también mezclan tomillo y mejorana.

“Lo que mucha gente no sabe es que el laurel tiene usos medicinales relacionados con enfermedades nerviosas”, dice Reyes.

Sin embargo, en México-Tenochtitlán, esta planta que era conocida como ecapatli, sí era utilizada con fines medicinales y no como un ingrediente de cocina.

“Es posible que su uso en la cocina haya sido un aporte de los europeos. Tanto el laurel europeo como las siete especies mexicanas, pertenecen a la misma familia botánica: Lauraceae”, dice.

En el texto Historia de las plantas de la Nueva España escrita entre 1571 y 1577, Francisco Hernández, médico y naturista español, describió al ecapatli como una planta más pequeña que el laurel mexicano, cuyo humo era utilizado para curar la parálisis, fatiga y epilepsia en niños.

“Al mencionar la epilepsia, Francisco Hernández nos señala la potencial actividad del laurel en el sistema nervioso central. Esta fue la razón por la que empezamos a investigar su actividad antidepresiva y ansiolítica”, menciona el investigador.

Para probar sus efectos, administraron aceite esencial del laurel a un grupo de roedores así como un medicamento antidepresivo. Quienes recibieron la sustancia, tenían mejores resultados.

El científico indicó que las investigaciones continuarán con el laurel y con otras plantas como el Huitziquilitl y la Tlatlanquaye.

(Con información de El Universal)

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

2017 © Copyright - Homeopatia Quantika
Diseño por Integral Telecom

Telefono:       01-55-5563 – 8571

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte

Nos ayudarías compartiendo con tus amigos