A cuantos de nosotros nos pasa que cuando toca adelantar el reloj es difícil acostumbrar a tu cuerpo al nuevo horario, te despiertas antes, tienes hambre antes o mucho después y el sueño no se te va en todo el día, lo único bueno es que sientes que el día dura un poco más.

El pasado domingo 2 de marzo adelantamos el reloj una hora, para poder adaptar nuestras actividades a la nueva estación y aprovechar la mayor cantidad de luz solar, muchas personas se ven afectadas por este cambio ya que el sistema se acostumbra a una rutina y los primeros días de cambio son difíciles, las horas de sueño, el apetito y otras más.

De acuerdo a un estudio de la Facultad de Medicina de la UniversidadNacional Autónoma de México (UNAM) el 48% de los estudiantes evaluados de Licenciatura y Maestría en Psicología señalaron que los principales problemas que percibieron por el cambio de horario fueron:

  • Gripes
  • Somnolencia
  • Trastornos alimenticios y digestivos
  • Desorganización de su ritmo biológico
  • Dolor de cabeza
  • Nerviosismo
  • Falta de descanso reparador (dormir más tarde y despertar temprano)

Una simple adaptación

Sin embargo, Reyes Haro Valencia, director del Instituto Mexicano de Medicina  Integral del Sueño (IMMIS), explicó  que “la salud física y mental de las personas permanece sin afectación al adelantar una hora el reloj por el horario de verano, que comenzará el próximo domingo”, se trata de una simple adaptación.

Su opinión se respalda con estudios realizados en distintos países, entre ellos México en los que se demuestra que no existe evidencia de que el cambio de horario motive el surgimiento de trastornos de sueño o empeoramiento del mismo.

El cuerpo humano tiene mecanismos de adaptación que se localizan en el cerebro, los cuales se activan para ubicar todos los ritmos fisiológicos al nuevo horario.

Detalló que esta función adaptada es la misma que se activa para ajustar la fisiología y actividades después de cada fin de semana y vacaciones.

“La mayoría de las personas suelen acostarse y levantarse tarde viernes y sábado, con lo que se mueve el horario, entonces el domingo se intenta dormir temprano sin poder lograrlo” expuso.

Todo esto ocurre debido a que este desplazamiento en los horarios, provoca un malestar todo el domingo y que el lunes nos cueste trabajo levantarnos.

“Se trata de un reloj biológico que regula los biorritmos entre los que destacan, los ritmos cardiacos, que ocurren cada 24 horas como ciclo sueño/vigilia” explico.

Planteo que el lunes se torna un poco difícil para el desempeño diurnoy puede haber mucha fatiga, malestar, irritabilidad, somnolencia y mayor consumo de sustancias estimulantes de uso habitual como las bebidas con cafeína o energéticas.

Reyes Haro mencionó “El martes ya suele recuperarse el ritmo habitual, mismo que volverá a desajustarse el siguiente fin de semana y volverá a reajustarse el siguiente martes” un ejemplo de cómo unas horas en el cambio de ritmos no afectan de manera importante.

 

Con información de Sumédico

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

2017 © Copyright - Homeopatia Quantika
Diseño por Integral Telecom

Telefono:       01-55-5563 – 8571

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte

Nos ayudarías compartiendo con tus amigos